jueves, 11 de noviembre de 2010

El inocente, de Harlan Coben

El inocente de Harlan Coben, no se puede coger un libro por probar, no se puede leer un libro a ver que tal resulta. Porque Te cruzas con Harlan Corben flamante premio RBA 2010 y encuentras su novela francamente mediocre. Aburrida, de prosa fácil y de trama aunque al principio muy excéntrica, de resolución previsible. Típico thriller norteamericano. El Mcguffin de la historia trata sobre la muerte de una monja cuya particularidad es que cuando la madre superiora le intento hacer la reanimación descubrió que tenia implantes mamarios. Tras la consecuente sorna producida en el cuerpo policial (sor pechotes, la monja buenorra y otras lindeces), el principal sospechoso es Matt Hunter. Básicamente porque la victima  había hecho una llamada a casa de la cuñada de Matt. En un momento dado se producen dos muertes más y por arte de magia o del FBI, a Matt se le acusa de un triple homicidio. Todo ello porque el chico tenia antecedentesl. En una mala noche mató un hombre de forma accidental. Así que directamente se convierte en presunto culpable. Para rematar  el asunto  Matt creé que su mujer le engaña.

En esta novela  Coben hace una reflexión sobre lo duro que es ser exconvicto en los USA y como la cárcel cambia a los hombres.  Seguramente cogí el libro equivocado. Y haya escrito cosas mucho mejores. Pero de momento no le daremos más oportunidades. La publicidad del libro lo compara con Hitchcock, pero supongo que por la premisa del falso culpable, tan utilizada por el maestro. O bien sea como un intento desesperado de vender el libro. Esto no le hace ningún bien ha Coben porque su libro  queda  previsible y absolutamente fallido. Aunque a un tipo que ha vendido 47 millones de libros que más le dá.


Como nota final decir que los encuadernamientos de RBA, dejan mucho que desear enseguida se producen las típicas hojas sueltas.





1 comentario:

Jana dijo...

Boníssim!!!!! sort que algu em comenta algo de cyan...els intento promocionar però anda de nada.....