martes, 31 de agosto de 2010

....la inmortalidad terminó hace diez años

Elantris hace ahora diez años era una ciudad habitada por semidioses. La ciudad resplandecía y era la mas grande de los territorios del oeste.  A los habitantes de Arelon los afectaba una bendición la shaod que los convertía en elantrinos, su piel brillaba y eran capaces de hacer magia solo moviendo los dedos y practicamente inmortales. Convivián y gobernaban a los mortales de forma justa. Peró hace diez años esto cambio. La shaod se convirtió en una maldición. Ahora  sigue convirtiendo a los mortales en elantrinos pero su piel se agrieta, se oscurece y se llena de manchas, las heridas no sanan por lo que un simple corte produce un dolor constante son muertos en vida y su corazón no late. Los elantrinos son arrojados a la ahora abandonada ciudad de Elantris lugar de muerte y locura.  

El libro se narra a través de tres puntos de vista  empieza cuando el príncipe heredero de Arelon, Raoden, es maldito por la sheod y arrojado a Elantris y dado por muerto. El segundo es el de Sarene princesa de Theod prometida con Raoden y ahora viuda. Y por ultimo Hraten sacerdote del imperio de Fjordell enviado Arelon para convertir a sus ciudadanos a su religión en tres meses o Arelon sera arrasado.

Este libro habla fundamentalmente de política y religión. Como la religión puede ser utilizada para gobernar un pueblo. Hay ataques y contraataques duelos de astucia y misterios que desentrañar.  Las ultimas 100 páginas son de lo mejor que he leído en mucho tiempo muy emocionantes.  En el prologo destacan el hecho que rompe con las normas del genero en esta novela no hay viaje iniciatico que convierte a los protagonistas en mejores personas todo se desarrolla en Elantris y alrededores. Y rompe esquemas con la definición de los tres protagonistas ninguno es lo que parece y sus acciones no siempre son lo obvias que parece. EL autor Brando Sanderson es mormon lo que quizas este libro sea su respuesta a la sociedad en la que se ha criado y vive.  Altamente recomendable.

No hay comentarios: