domingo, 10 de febrero de 2013

La sangre de los elfos de Andrzej Sapkowski

Tercera parte de la saga de Geralt de Rivia. Esta constituye la primera novela larga, una historia que abandona en parte la referencia a los cuentos clásicos, para desarrollar un nuevo arco argumental que parece que ocupará las próximas cinco novelas.

La sangre de los elfos arranca donde acababan los relatos de La espada del destino, Ciri la heredera del reino de Cintra es adoptada por Geralt después que Cintra haya sido derrotada y ocupada por el imperio de Nilfgaard. Geralt la empezará a instruir en los secretos de los brujos. Pero Ciri es buscada por diversas facciones que intentan hacerla suya para tener derechos sobre la conquistada Cintra y por aquellos que han descubierto que la pequeña es un diamante en bruto ya que la magia fluye por sus venas y tiene grandes aptitudes para ella.

Andrzej Sapkowski empieza a tejer una trama apasionante, nos describe un mundo perverso inspirado en Tolkien, si en la obra del ingles los elfos abandonaban la tierra media en paz, para dejar el terreno a los hombres, en esta los seres mágicos: elfos, enanos, dríadas y medianos lucharán a muerte por quedarse en sus territorios, mientras des del sur llega la amenaza del imperio de Nilfgaard que quiere conquistar los 5 reinos que componen este mundo. Por ello en la narración conocemos reyes, espías  y conspiraciones varias. Mientras en el lado mágico de la historia empezamos a entrever  concilios de magos con oscuros secretos arcanos e intereses propios. Con estos elementos Sapkowski construye una reflexión sobre el racismo y los intereses políticos  en una narración que va más allá del genero fantástico y donde crea un mundo consciente de sí mismo. Donde los personajes hablan conforme su educación un campesino no utiliza las mismas palabras que un noble y donde hay diversos cultismos o aculturaciones que hacen la narración mucho más rica. 

La sangre de los elfos constituye la argamasa que unifica los relatos de los dos primeros libros de la saga, en ellos conocíamos los protagonistas de esta, así que cuando aparecen en escena ya sabemos como son, que aspecto tienen y como reaccionan  El único defeco que se le puede achacar es que lo narrado es un pequeño fragmento de una historia mucho más grande y seguir con los siguientes libros de la serie es necesario para conocer todos los matices apuntados en esta. Así que sus 250 paginas se hacen realmente cortas. 

Esta saga sigue prometiendo grandes emociones. 

2 comentarios:

Arke dijo...

Muy de acuerdo con todo salvo con lo de "inspirado en tolkien"; ya que si bien este fue uno de los grande simpulsores del género fantástico, no vemos más semejanzas que la aparición de elfos y enanos. El resto de la ambientación es, de hecho, MUY diferente, en todos los aspectos además, tanto social como narrativo y mitológico. La mitología que emplea Sapkowski, según tengo entendido es predominantemente polaca y en general europea, compararla con la de Tolkien no tiene mucho sentido a mi parecer.

Por lo demás buena reseña, un saludo.

Miqueldps dijo...

Gracias por comentar!

Bueno en cuanto cito a la inspiración de Tolkien me refiero a qué coge parte de su mundo -elfos, hobbits y humanos- y lo subvierte rompiendo sus reglas y creando algo totalmente nuevo, más realista y perverso.

saludos!

Ahora estoy con su trilogía de las guerras Husitas. Pinta muy bien!